¿Recuerdas cuando eras pequeña y te sorprendieron en actitudes o en plena auto-exploración?

Yo recuerdo que alguna vez me dijeron frases como ¡Niña, no te toques ahí! o ¡Oye, eso no es de señoritas! y hasta ¡No seas cochina! Ahora cada vez que me toco, más placer me da al tocarme “ahí” y saber que no soy ni quiero ser nunca una “señorita” y que no me siento ni soy nada de “cochina” por tocar mi cuerpo ¿Por qué mi cuerpo es para otros y no para mi misma? ¿Por qué soy sucia si me toco?

Seguir leyendo “¿Que no me toque ahí?”

Anuncios