¿Recuerdas cuando eras pequeña y te sorprendieron en actitudes o en plena auto-exploración?

Yo recuerdo que alguna vez me dijeron frases como ¡Niña, no te toques ahí! o ¡Oye, eso no es de señoritas! y hasta ¡No seas cochina! Ahora cada vez que me toco, más placer me da al tocarme “ahí” y saber que no soy ni quiero ser nunca una “señorita” y que no me siento ni soy nada de “cochina” por tocar mi cuerpo ¿Por qué mi cuerpo es para otros y no para mi misma? ¿Por qué soy sucia si me toco?

La auto-exploración infantil es parte de nuestro desarrollo y es completamente normal y sano. El proceso de auto-descubrimiento se nos ha reprimido y negativizado, como si fuera un acto malévolo, sucio, pecaminoso, antinatural, etc. Pero esta prohibición de nuestro auto-conocimiento y auto-placer, no es más que una estrategia más del sistema patriarcal, que tiene como objetivo el que las mujeres nos vivamos como objeto de deseo y no como sujetas de derecho, pensantes y por sobretodo deseantes.

Las consecuencias no han sido menores, muchas comenzamos una vida sexual sin conocer-nos, sin poder tomar decisiones sobre nosotras mismas y por sobretodo, sin estar conscientes de la importancia de que nos conozcamos y disfrutemos más que a nadie y por sobretodo, más que nadie.

Porque el feminismo me hizo saber que no hay ningún lugar de mi cuerpo que yo no pueda ni deba tocar-me !Porque mi cuerpo es MIO, mi vulva es MÍA! Y porque las señoritas que el patriarcado necesita para seguir vigente ¡Estamos despertando-nos! y porque las sucias y cochinas ¡Somos Muchas! de nuestros placeres ¡Nos estamos empoderando! y con amor y placer ¡Nos estamos masturbando! y por sobretodo ¡Nos estamos tocando ahí!

Vulva Furiosa

 

Anuncios